29 de diciembre de 2009

La búsqueda de empleo en las redes sociales

La búsqueda de empleo tradicional, a través de ofertas de periódicos o, incluso, a través de portales específicos en la red está descendiendo en efectividad y uso a pasos agigantados. Aquellos medios impresos que en otro tiempo eran referentes para encontrar al mejor profesional o el mejor empleo a nivel nacional o las cabeceras regionales más representativas han reducido considerablemente el número de inserciones y, por supuesto, han dejado de ser representativas de las necesidades del mercado.
¿Qué está sucediendo? Posiblemente que estamos volviendo a un sistema de recomendación más tradicional, pero a través de unos canales diferentes. Las redes sociales se están convirtiendo cada vez más en un medio imprescindible para la búsqueda del mejor profesional en su ámbito.
La situación actual es preocupante. Con una tasa de desempleo superior al 20% y un censo aproximado de 4,5 millones de personas desempleadas España tiene el dudoso honor de encabezar el listado de países europeos en tasa de desempleo. Solo la ralentización de la caída nos hace ver con menos pesimismo el horizonte que se nos presenta. Sin embargo es quizá el momento de sacar mejor partido a las armas que tenemos para luchar contra él.
¿Cómo hacerlo? Primeramente vamos a tratar de mantener una mente abierta que entienda que los métodos tradicionales no son suficiente recurso para alcanzar el éxito. No quiero decir que no haya que seguir revisando los cada vez menos anuncios de El País, ABC o la prensa local. Ni siquiera que no haya que prestar atención a las ofertas de portales como InfoJobs o Infoempleo. Pero no debemos centrarnos en ellos o considerarlos como la principal fuente de recursos. La búsqueda en estos medios no debería suponer más de un 10% de nuestro tiempo.
Las redes sociales y profesionales van adquiriendo mayor protagonismo en la captación de los mejores profesionales. Y no solo por la inclusión de secciones para ofertas de empleo en ellas (altamente recomendable la de Xing; interesante, aunque más genérica, la de LinkedIn), sino también por la gestión de nuestro perfil en dichas redes.
Si no tienes perfil en una de estas tres redes (vamos a incluir también a Viadeo en el lote), debes comenzar por apuntarte a una de ellas, si no en las tres. Mi consejo es que, al menos en una de estas redes, te hagas miembro Premium, para poder disponer de todas las utilidades de la plataforma. Y, a partir de ahí, comienza tu trabajo de networking. El mero hecho de estar en una red no te implica una ventaja competitiva. Solo te da un mejor posicionamiento. A partir de aquí es tu habilidad para contactar con otros miembros y profesionales lo que te ayudará a encontrar el puesto que deseas.
Si te interesa trabajar para una determinada empresa puedes buscar la empresa en la plataforma y contactar con las personas relevantes para tu posible selección. Si no tienes nada en común con ellas puedes aprovechar las ventajas de la suscripción Premium que redes como Xing o LinkedIn ofrecen y dirigirte expresamente a esas personas, aunque no tengas vínculos comunes con ellas.
Estas redes, como ya he indicado anteriormente, también tienen secciones para ofertas de empleo. Normalmente puedes personalizar las búsquedas de acuerdo a tu perfil e inquietudes.
Una premisa fundamental es que tu perfil esté completo. Es la mejor manera de que te conozcan y puedan valorar tus aptitudes profesionales. Un perfil incompleto da síntomas de dejadez y desinterés, características muy poco aconsejables cuando estás en búsqueda activa de empleo.
Y, si estás en búsqueda activa de empleo, hazlo saber. Las empresas no pueden adivinar por una trayectoria profesional en un perfil si estás o no buscando empleo. Es preciso que lo comuniques, tanto en tu perfil, como en las comunicaciones que puedas realizar a todos los contactos que tienes o establezcas.
Recientemente tanto Xing como LinkedIn han incorporado la posibilidad de que se añadan recomendaciones a tu perfil. Este aval es extremadamente útil como referencia para futuras opciones de empleo. Tu potencial reclutador no precisa contactar con otros trabajos previos, sino que ya aparece directamente en tu perfil. Si no las tienes, solicítalas. Un perfil con referencias profesionales gana muchos enteros en un proceso de selección.
Pero no debes cerrarte solo a estas redes. Si tienes un blog puedes enlazarlo para realzar tu interés en la búsqueda de empleo. Asimismo puedes utilizar Twitter como escaparate para ir describiendo lo que está sucediendo en relación con tu búsqueda: entrevistas que vayas a realizar, respuestas de empresas, etc. Es una forma de comunicar tu actividad en dicha búsqueda. No olvides que la mayoría de las redes permiten enlazar tus estados de Twitter con los suyos propios, de modo que vas reforzando tu papel de buscador profesional de empleo.
Existe otra red que no debes desdeñar: Facebook. No la emplees únicamente en su faceta social (tampoco debes dejarla). Pero puedes utilizarla como herramienta para la búsqueda de empleo. Puede ser interesante que, en lugar de una mención en tu estado, lo hagas a través de un Nota; puedes escribir más y es más permanente en el tiempo y en los perfiles de los demás. De esta manera tus contactos saben lo que estás buscando. Pueden servirte de ayuda. Al igual que mencionaba para Twitter, las actualizaciones sobre tus actividades en la búsqueda de empleo pueden servirte para demostrar la progresión en la misma.
Dan Schawble propuso en Mashable siete pasos para obtener trabajo a través de las redes sociales. Básicamente eran los siguientes:
  1. Haz una búsqueda de personas en lugar de una búsqueda de trabajo. La mayoría de los nuevos puestos no aparecen online. Son numerosos los estudios que reflejan que un 80% de los trabajos se obtienen a través de networking, pero son pocos quienes buscan gente que deseara trabajar en su empresa.
  2. Crea un plan de marketing basado en la atracción de los puestos para obtener ofertas que realmente sean interesante para ti. Es decir, crea tu imagen, vende tu imagen para que sea el puesto que más te atraiga quien te busque. Normalmente la búsqueda de empleo es muy proactiva, pero acabas eligiendo la primera oferta que te abre la puerta. Haz que sean las empresas las que te busquen. No olvides que si hay una oferta es porque existe una demanda. Provoca que la demanda de alguien como tú, con tus inquietudes, aptitudes, intereses y necesidades, te llegue a ti, te busque.
  3. Sé proactivo en Twitter, como ya hemos explicado antes.
  4. Capitaliza tu inversión en redes profesionales como Xing, LinkedIn o Viadeo. Muchos seleccionadores recurren a estas redes para encontrar al profesional que están buscando. Recuerdo que lo importante no es tener el perfil en estas redes, sino moverlo y gestionarlo.
  5. Una vez creada tu marca, publicítala en Google AdSense o Facebook Social Ads. Es económico y te puede servir para posicionarte mejor.
  6. Crea un video-CV y súbelo a You Tube. Un buen CV en imágenes describe lo que puedes aportar a un puesto determinado y puedes ser original a la hora de contar tu trayectoria.
  7. Suscríbete a blogs con ofertas de empleo. Existen muchos, aunque más en el ámbito anglosajón que en el latino. Pero, aún así, puedes encontrar alguno interesante.
Las mejores búsquedas se obtienen mediante la eficaz gestión de tus contactos, tanto en el mundo real como en el virtual.
Espero que esta entrada te pueda aportar algo de ayuda en tu búsqueda de empleo. Ojalá puedas leer en una próxima entrada cómo maximizar la efectividad de tus contactos en redes sociales dentro de tu ámbito laboral. Significará que las ideas anteriores te han aportado valor y has encontrado ese trabajo que deseabas.
Enlaces interesantes:
Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Suscríbete por rss

Suscríbete por correo electrónico