27 de septiembre de 2011

Facebook se hace de pago, evita que se suscriban a tus actualizaciones, etc

Parece mentira, con la que está cayendo por Palo Alto, que no dan abasto para implementar todos los cambios que están provocando en el uso de Facebook y, sin embargo, siguen sin ver cómo actúa la gente que usa su plataforma.
Los cambios de la semana pasada hubieran sido recibidos con agrado hace unos meses, pero el frenesí de cambios en el que se han metido desde le llegada de Google Plus los ha dejado en mera anécdota y, lo que es peor, con una fuerte resistencia al cambio por parte de los usuarios, cansados en buena parte de tantas modificaciones menores sin avisar y temerosos de las que puedan encontrarse mañana.
Pero el usuario de base, aquél a quien le importa poco que se pueda ver todo el timeline (o tu línea temporal con toda tu actividad pública en la red) y que solo desea contactar con otras personas y, a lo sumo, integrase en alguna comunidad de juegos o de interés, se está cansando de esos cambios. Están jugando con fuego. Y, al percibir cambios en su habitual interfaz, está más predispuesto a creerse y compartir noticias como ésta, que lleva 24 horas dando vueltas en los muros de mucha gente:

En este caso, el corta y pega cumple su función viral y la gente lo ha estado compartiendo sin detenerse a pensar en la certeza del contenido. El criterio de verdad válido es que uno de mis contactos lo ha posteado. No es necesario detenerse a leerlo. Al copiar el mensaje ya se salva la cuenta. Ni siquiera se enlaza a ningún otro sitio. Pero ha sido efectivo y son muchos los usuarios que han picado. De hecho, a las horas, se difundió este otro mensaje:

Menos mal que nos lo dejan claro y sabremos lo que debemos pagar por nuestra membresía (sic). De nuevo la viralidad del mensaje ha sido efectiva.
Hace años se recibían (y todavía aún hoy, aunque los gestores suelen enviarlos directamente a la carpeta de correo no deseado) correos electrónicos anunciando que alguna herramienta de la red se iba a hacer de pago (el messenger, Yahoo!, etc). Normalmente, detrás de esos correos solía haber algún intento de apropiarse de cuentas o contraseñas para enviar más spam. 
En fin, en caso de que alguno todavía lo dude, adjunto uno de mis últimos posts en Facebook, para romper un poco la tensión sobre los requisitos para que la plataforma siga siendo gratuita (el criterio de verdad es el mismo que el de los posts anteriores, claro):

Está claro que sigue fallando la comunicación en Facebook. Uno de sus últimos artilugios, las suscripciones, no han quedado claras y siguen apareciendo en los muros mensajes como éste:
Por defecto, TODOS nuestros amigos están suscritos a nuestras actualizaciones de contenido. Pero ahora, además, otros usuarios se pueden suscribir a nuestras actualizaciones públicas. Una vez más dejan la puerta abierta y que cada uno decida si la quiere cerrar o no. Si no quieres que personas ajenas a tus círculos de amigos reciban tus actualizaciones debes ir a tu perfil, clicar donde pone Suscripciones (debajo de la pestaña amigos en el perfil antiguo y en el recuadro correspondiente en el perfil nuevo). En la nueva pantalla, clicas sobre Configuración y te saldrá un cuadro similar a éste:

Si no deseas que gente ajena a tus amigos se suscriba a tu contenido, desactivas la primera opción y ya lo tienes solucionado. Sin necesidad de ritos.
Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Suscríbete por rss

Suscríbete por correo electrónico