28 de abril de 2011

¿Para qué puede servir Facebook a mi empresa? (Primera parte)

Siguen siendo muchas las empresas que tiene abiertos perfiles o páginas en Facebook y desconocen el potencial que pueden emplear en esta red. Lo primero, y que quede claro, es que Facebook no es útil para todas las empresas. De hecho existe un abanico de tipos de empresa que no van a encontrar ni interés ni negocio en esta red.
Por ello, lo primero que debemos preguntarnos es si debemos o no estar presentes en esta red. Y la respuesta a la pregunta deberá surgir, fundamentalmente, de los objetivos que planteemos para nuestra estrategia en redes. Quienes han asistido o lo hacen a mis cursos o charlas saben de sobra de lo que voy a hablar: ¿Te has planteado para qué quieres estar en los medios sociales? Si la respuesta que encuentras es que es una moda, que he visto que hay empresas que están o, sencillamente, que mis amigos están en la red deberías plantearte seriamente si merece la pena el esfuerzo.
Si, entre los objetivos de tu plan de marketing o de medios sociales, está el hecho de llegar a un mayor número de potenciales clientes, de crear o fortalecer una imagen de marca, de generar comunidad en las redes o de interactuar con clientes, socios, proveedores, etc, entonces, quizá, pueda interesarte Facebook. Pero todavía debes dar un paso más. Debes estar seguro que tu mercado está entre los 650 millones de usuarios actuales de dicha red. Y, también, de que vas a ser capaz de llegar a buena parte del mismo.
Una vez tomadas estas decisiones estratégicas (asumiendo la respuesta positiva para la mayoría de ellas), puedes empezar a trabajarte el Facebook para tu empresa.
Como ya dijimos en este blog en febrero de este mismo año, tenemos que distinguir entre perfil y página. La entrada del blog definía lo que eran uno y otra. Para nuestra empresa siempre debemos optar por una página, ya que los perfiles son exclusivos para personas, como indicábamos en este otro post. Aunque no es preciso que dispongamos de perfil (personal, obviamente) en la red para crear una página de empresa, mi consejo es que, si disponemos de él, vamos a poder gestionar mejor nuestra página de empresa y, lo que también es claro, nadie tiene por qué saber qué páginas administras. Salvo que lo dejes muy evidente en los posts de tu perfil, solo los demás administradores de la página lo sabrán. Recuerda que el registro de la página de entrada a Facebook (como el que ves en la foto de al lado) es para crear tu perfil. Solo, y en pequeñito, debajo del formulario de registro, te indica que, si lo que quieres es crear una página para tu empresa o marca, debes clicar el enlace correspondiente. De una manera o de otra, asumida la decisión de crear la página (desde nuestro perfil o desde fuera), llegaremos a una página parecida a ésta:
Y en ella tendremos que decidir inicialmente si vamos a crear una página para un negocio local, o bien para una marca o para una empresa o institución (las tres opciones de abajo son para celebridades, entretenimiento o causas). Tampoco es excesivamente grave tomar una decisión incorrecta sobre el tipo de página en esta estadio, pues vamos a poder modificarlo posteriormente.
Llegados a este punto se nos presenta algo parecido a lo que será nuestra página, pero con una pestaña lateral denominada Comenzar que nos va a sugerir una serie de pasos para ir creando la página. Mi recomendación es que no los sigas por el orden que se te presentan, sino que definas una serie de aspectos que considero vitales antes de arrancar con la página. La vista que tendrás será similar a la de esta imagen:
Una vez aquí, mi consejo es que cliques en el botón Editar la página que tienes arriba a la derecha y gestiones las preferencias de tu página antes de que ésta sea visible. De esta manera te aseguras el correcto control de tu página y que puedas aparecer con la calidad que desees mostrar. Y, sobre todo, de acuerdo a lo que nosotros deseamos transmitir en la misma.
Al entrar en la parte de atrás de nuestra página de Facebook llegamos a una pantalla con diversas pestañas laterales y abierta por la que dice Gestionar permisos. En esta pestaña decidimos desde dónde queremos que se pueda acceder a la página y qué restricciones o limitaciones deseamos indicar. Lo más importante es recordar que, durante este periodo de creación de nuestra página, el apartado Visibilidad de la página debe permanecer clicado para que solo tengamos acceso a la misma los administradores. Y no olvides guardar los cambios antes de cambiar de pestaña.
Si subimos a la pestaña superior, Tu configuración indicaremos se deseamos postear en la página como empresa/marca o como nuestro perfil personal. Me imagino que, en la mayor parte de los casos, lo haremos como página. Más adelante explicaremos cómo podemos revertirlo cuando nos interese. Si deseamos recibir un correo electrónico cada vez que alguien postee en el muro de la página o realice un comentario dejaremos también clicado el segundo apartado.
La tercera pestaña se refiere a los datos de nuestra empresa. Dependiendo de la categoría y subcategoría elegidas nos aparecerán diversas cajas para rellenar con información sobre nuestra marca/empresa. En esta pestaña podemos siempre modificar y adaptar nuestra categoría y subcategoría.

En la pestaña de la Foto del perfil podremos insertar el logo o la imagen de nuestra marca o empresa. Debemos prestar atención, una vez insertado, a cómo se verá la miniatura que acompañará nuestras entradas en el muro, para asegurarnos que lo esencial permanece visible.
Saltamos luego a la pestaña Gestionar administradores. Aquí deberemos añadir a las personas que pueden administrar la página. Siempre aconsejo a mis clientes que haya un mínimo de dos administradores por página, para evitar situaciones comprometidas, como que alguien decida eliminar su perfil (si es el único administrador, también desaparecen las páginas que administra), cambios de empresa, etc.
La pestaña de las Aplicaciones es, quizá, lo más importante que tenemos que decidir antes de publicar nuestra página. Facebook es una red de código abierto y cualquier programador puede subir aplicaciones que puedan ser de interés. Aunque entraremos en más consideraciones en la segunda parte, solo me gustaría mencionar que considero imprescindibles para una página digna alguna con iFrames, a la que luego se le podría añadir algún html y alguna de enlace a nuestras cuentas de Twitter o de nuestros blogs. Por defecto, la configuración original nos ofrece cinco aplicaciones: Fotos, Vídeos, Enlaces, Eventos y Notas, pudiendo mantenerlas o eliminarlas desde el enlace Editar configuración.


Lo que podemos hacer para afinar la edición de nuestra página, cómo gestionar las pestañas pendientes, sugerencias para adquirir una sólida base de seguidores y ciertas normas básicas de comportamiento las explicaremos en un próximo post. No pierdas la sintonía.
Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Suscríbete por rss

Suscríbete por correo electrónico