6 de agosto de 2010

La entrada de Telefónica en Tuenti

El rumor que nació el primer día de mayo de este año tomó cuerpo el pasado miércoles, cuando se hacía público que la red social con mayor número de usuarios en España, Tuenti, se “casaba” con la empresa de telecomunicación más importante del país: Telefónica. ¿Qué conclusiones se pueden extraer de lo publicado?

En primer lugar, que los rumores generados por la adquisición tenían su razón de ser. La negativa (con la boca pequeña) de los responsables de la red social daba a entender que podrían existir los contactos. Es evidente que era la salida más lógica, pues, a pesar del elevado número de usuarios en España, la red estaba demasiado encorsetada con su estructura original y corría el riesgo de morir de éxito.

En segundo lugar, la operadora precisaba entrar en el negocio de internet de alguna manera. Tras su desafortunado acceso en la época de los portales con Terra y la nefasta experiencia con la red Keteké, creada, básicamente, para dar cobertura social online a los usuarios de Movistar, Telefónica tenía que dar otro enfoque a su aproximación a la red.

No voy a entrar en la cuestión crematística, pues, al igual que sucede con los futbolistas, el precio no se establece por tasación, sino por acuerdo entre las partes. Sí que llama la atención que, dadas las cifras que se barajan, la operadora se quede en mero accionista mayoritario y socio tecnológico.

Dicho esto, en tercer lugar, podemos empezar a definir nuevos escenarios para la red. Dada la implantación de la operadora en buena parte de los países latinoamericanos no sorprendería que la expansión de la red vaya hacia allí, tratando de ganar peso y consistencia frente a Facebook, Sónico, Hi5 o Bebo (no descarto tampoco tratar de competir con Orkut por el apetitoso mercado brasileño). Es decir, convertir a Tuenti en la red social de referencia en lengua española.

El perfil del actual usuario de Tuenti es de una persona entre 18 y 27 años. Quizá la adquisición acelere el proceso de maduración de usuarios (es decir, que atraiga a usuarios de mayor edad) o bien que luche por el mismo segmento en América Latina. Es posible que, en el primer caso, muchos de los actuales usuarios de la red se puedan sentir traicionados por su red de referencia, dando entrada a gente de más edad y con otras inquietudes. Si se plantean el segundo, puede resultar bastante arriesgado luchar por un target tan competitivo como escasamente rentable.

El actual equipo rector de Tuenti, con excepción de su Presidente, se va a mantener en la gestión de la red. Esto puede dar a entender que quizá seguirá creando sus propias aplicaciones, aunque me sorprendería que, poco a poco, no vayan abriendo sus códigos para dar acceso a proveedores externos. La usabilidad actual de la red es muy limitada, lo que sirve como clave de referencia para la mística creada en torno a ella por sus usuarios, pero dudo mucho que un gigante como Telefónica acepte unas reglas tan restrictivas para la generación de recursos.

Sea lo que sea, hay que entender que Tuenti se ha hecho mayor y ha servido para el objetivo final de cualquier emprendedor: la creación de riqueza con una ventaja competitiva sostenible. Lo que surgió como la idea de unos cuantos emprendedores ahora ha alcanzado su mayoría de edad. Aunque suene chauvinista, hay que felicitarse porque el proyecto creado en España haya sabido alcanzar un rotundo éxito y que su fase de expansión vaya también de la mano de una empresa con capital, básicamente, interno.
Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Suscríbete por rss

Suscríbete por correo electrónico