11 de junio de 2009

¿CUÁNDO SE ENSEÑARÁ A VIVIR?

Nos encontramos con una situación en el panorama educativo español que se asemejaría bastante al político. Y esta situación es la triste separación entre la vida real y loque se imparte en el aula. Nuestro alumnos siguen almacenando conceptos enciclopédicos, pero no se les alienta a tener criterio sobre lo que se les enseña y, por supuesto, a no disponer de una mentalidad crítica sostenida sobre una base razonada.

Los libros de texto han variado poco en los últimos años. Quizá han aligerado los contenidos (que no los "continentes") y se han hecho un poco más visuales, pero siguen careciendo de propuestas de patrones de aprendizaje donde el estudiante pueda valorar y elegir el método que mejor se adapta a sus características personales. Ni qué decir tiene que el contenido de lo enseñado, al margen de que los vaivenes que han provocado los políticos en los últimos años hayan hecho pasar a nuestros estudiantes por tres leyes diferentes en un periodo inferior a seis años, se ha aligerado, pero se sigue presentando prácticamente igual que hace 20 ó 30 años.

En un post anterior escribí sobre el nuevo rol del docente. Los materiales que utilizan los alumnos solo sirven para alimentar el papel de antaño, es decir, de prescriptor de contenidos, sin inculcar en los alumnos la más mínima base crítica. El mundo educativo no se ha enterado todavía de que internet está presente como fuente de conocimiento y de recursos. Al menos de modo oficial. Sostengo que el papel del docente debe ser el de facilitador de gestión de contenidos y que éstos deben ser trabajados por los alumnos para completar su conocimiento. En este nuevo paradigma la asistencia a clase debe servir para experimentar y reconocer las distintas fuentes de recursos y los materiales de texto no deberían ser sino una parte de esa referencia, pero no el contenido evaluable y evaluado sin más.

Este último trimestre se han hecho los tests en los cursos correspondientes para elpróximo Informe PISA. Supongo que el año que viene por estas fechas habrán vuelto a subirnos los colores al rostro y los políticos habrán hecho uso de malabarísticas estadísticas para hacernos creer que el sistema educativo español está mejor que en el anterior periodo.

El sistema educativo español es un enfermo crónico. Si se desea que supere este estado se deben remover los cimientos y se debe comenzar a replantearse la nueva realidad social en la que vivimos. Si no, el aula continuará siendo el sitio donde habla un señor (o señora) que luego puntúa la habilidad del alumno en reproducir lo que se ha hablado.

Y, mientras tanto, seguiremos estando a la cola en competencias educativas.
Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Suscríbete por rss

Suscríbete por correo electrónico