3 de julio de 2012

El índice de españolidad se dispara

Todos los torneos deportivos tienen un ganador. Y todos los demás son perdedores. Siempre ha sido así. Pero va siendo hora de poner las cosas en su sitio y dejar de decir y escribir tonterías. Con orgullo patrio no se come.
Lo conseguido por la selección de fútbol tiene mucho mérito (nadie antes había ganado consecutivamente tres torneos). Pero el éxito es de los señores que jugaron y de quienes lo planificaron. Los demás no hemos hecho nada. No es nuestro éxito. Podemos aprender de las lecciones de comportamiento de técnicos y jugadores, pero poco más. Pero de ahí, a exaltar trasnochados sentimientos nacionalistas va un paso; algunos casi parecen haber dado la vuelta entera.
Y de los apóstoles de los supuestos beneficios sociales y económicos, ¿qué se puede decir? Los mismos que se llenaban la boca de los innumerables beneficios que iba a suponer para la "Marca España" por todos los extranjeros subvencionados que vinieron al espectáculo del jefe religioso católico en Madrid en agosto del año pasado (¿alguien ha visto solo uno de esos beneficios?), ayer repetían la misma frase sustituyendo "Papa" por "selección de fútbol". 
Fuente: El País
Y todavía hay gente más osada que se atreve a decir que el PIB puede subir hasta 7 décimas por el triunfo de la selección. Ridículo. Brasil ha ganado 5 veces el Mundial (la última en 1970) y solo ahora se ha convertido en nueva potencia económica. ¿Por el fútbol? No. Por el trabajo, por la regularización, por la planificación y por unas políticas encaminadas a poner en marcha el país. Y ha coincidido con los años menos exitosos de la selección. Al final de año, los datos macroeconómicos no tendrán en cuenta los resultados deportivos. Se estima que la recesión en España llegará al 1,5% a final del año; ¿se ha descontado ya el efecto selección o no está incluido en la cifra? Ni vendrán más turistas (¿alguien ha ido alguna vez a un país porque había ganado una competición deportiva?), ni crecerá el consumo interno (y menos lo hará si cada vez tenemos que pagar más por los servicios básicos), ni aumentarán las exportaciones (¿van a comprar en otros países más tomates españoles porque sean rojos, como el color de la camiseta?).
Fuente: economiabrasil.com
¿Acaso hemos ganado en competitividad? ¿Ya no se ven a las administraciones públicas españolas como nidos de corrupción y pelotazo? ¿Muchos de nuestros empresarios han dejado de ser trileros? ¿Sirve el triunfo deportivo para mejorar la calidad productiva?
Cada uno puede celebrar el triunfo de su equipo como quiera. Pero, de ahí, a tratar de hacer creer que hoy vamos a estar un poco mejor dista un trecho largo. No vamos a estar mejor. Tampoco vamos a estar peor. Eso dependerá de lo que hagamos (o de lo que nos dejen hacer). Pero no de un partido de fútbol.
Por las mismas razones deberíamos pedir explicaciones a los medios de comunicación (por lo menos, a lo públicos) por la retransmisión de anoche de la cena de empresa de los futbolistas y del penoso espectáculo que le siguió. Están en su derecho de celebrarlo, pero no con cámaras delante.
Me alegró y celebré mucho más otra noticia que surgió el domingo: España sigue a la cabeza del mundo en trasplantes y el pasado martes se consiguieron realizar 36 en el mismo día. 36 vidas salvadas. Eso sí es para sentirse orgulloso y proclamarlo. Y desde la sanidad pública.
Así que no vengan quienes tratan de vender las bondades de los sentimientos patrios; por favor, que se lo hagan mirar. Me alegro si les ha hecho sentirse mejor, pero eso no les hace ser mejores. Y, que no lo olviden, los sentimientos hay que sentirlos, no obligar a sentirlos. Para mí es una mera cuestión administrativa, pero respeto para quien es algo más. No seré yo quien vaya a romperle la ensoñación.

********
4/7/2012 - Corrección: Según me han indicado, Brasil ganó los campeonatos mundiales de 1994 y 2002. Por lo tanto su último éxito futbolístico data de dichas fechas y no de 1970, como mencioné de memoria en esta entrada. Tanta repercusión debieron tener esos mundiales para la "Marca Brasil" que ni los recordaba. Y en ningún sitio hay mención si hubo alguna efecto sobre el PIB - ni siquiera se alude si hubo algún descenso en el número de favelas.
Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Suscríbete por rss

Suscríbete por correo electrónico