1 de octubre de 2014

Ello, otra vuelta de tuerca en el mundo de las redes sociales

Cuando llevábamos ya un tiempo de cierta estabilidad en el entorno de las redes sociales hace algo más de un mes surgió una nueva red que parece que quiere presentarse como una alternativa a las grandes redes generalistas. Su objetivo es complicado y no estoy seguro de que vaya a conseguirlo. Pero hay que reconocer que, al menos, han sabido “venderse” y hacer ruido.
Ello surge como la red social sin publicidad. Ésta es su principal propuesta de venta. Y, también, la limitación de acceso, al menos en estos estadios iniciales. Tan solo se puede acceder por invitación y éstas se van enviando en lotes muy reducidos. Es posible que este factor haya afectado un poco a la ansiedad de muchos y, por lo tanto, su importancia venga más dada por la falta de información de primera mano que por su contenido en sí.
No obstante llama la atención la rotundidad de su manifiesto (uno de los pocos aspectos que están disponibles para todo el mundo). En él garantiza que no se realizará ningún seguimiento a la navegación del usuario. Y comienza atacando el talón de Aquiles de la mayoría de redes (particularmente Facebook, claro): “Tu red social pertenece a anunciantes”. Además, si deseas recibir una invitación por correo electrónico (no te desesperes si tarda semanas o, incluso, meses en llegar), debes clicar que estás de acuerdo con este manifiesto. Si presionas que no estás de acuerdo, entonces te redirecciona ¡a Facebook!
Se calcula que hay una media de 35.000 solicitudes a la hora. Después de un verano agitado en Facebook (sus estudios de comportamiento sin autorización, la necesidad de descargar una app independiente en los móviles…), la llegada de Ello puede suponer otro giro de tuerca.
En mi opinión Ello no desbancará en absoluto a Facebook y, una vez que comience a popularizarse su uso, muchos usuarios de esta red social se sentirán probablemente decepcionados con el diseño o la usabilidad de la misma. 
Quienes están ya usándola no lo hacen por el diseño o la simplicidad, sino porque representa una forma de existir en internet en la cual dicha existencia tiene un significado y no por el valor en el mercado de la red. Quizá por eso sean ciertos colectivos marginados los que ofrecen una presencia más activa en la misma. Los creadores de Ello asumen que el público general tiene un interés activo en temas de privacidad online y de identidad. Y creen que éste es uno de los aspectos que más fallan en el resto de redes sociales y que, por ello, la gente realizará su aportación económica al proyecto, aun cuando no vean beneficio personal en él. El idealismo de los creadores de la red es muy elevado; no sé si el baño de realidad les ofrecerá otra versión. De acuerdo a una encuesta realizada por Pew Research en 2013 un 94% de los usuarios adultos de internet no habían hecho nada por ocultar sus datos personales en Facebook.
Por otro lado, la asunción de Ello de que el mismo público general que rechaza la amoralidad y los males que les generan el resto de redes sociales solo busca un espacio donde todo es belleza, afirmación y todo el mundo juega limpio. Quizá sea por ello que no hay forma de ocultar mensajes o posts no deseados ni de bloquear a alguien. Me huele a demasiado buenismo en su filosofía.
Sí es cierto que han trabajado en profundidad el mercado de nichos de usuarios de redes sociales y, al igual que, por ejemplo, Tuenti en España, se dirigen al nicho de jóvenes que quieren estar en una red social en la que no se encuentran sus padres (todavía) así como a determinados colectivos habitualmente marginados, si no directamente, sí socialmente.
Parece que Ello se puede a convertir en una especie de Pinterest del diseño y la fotografía, pues, al menos, de entrada, una mayoría de usuarios tienen perfiles que van en esa línea. De todos modos, debido a que la incorporación a la red viene bajo invitación, es todavía pronto para sentenciar que ésta va a ser la línea a seguir por parte de esta red. Es algo que solo el tiempo lo dirá.
Pienso que Ello tiene mucho camino por delante, pero me imagino que se verá forzada a cambiar a un modelo freemium si desea seguir con vida y sin publicidad. De lo contrario, veremos otro fenómeno Diaspora o Quora, por muy de moda que esté el hecho de criticar públicamente a Facebook.
Tengo un número limitado de invitaciones; si deseas recibir una, deja tu dirección de correo electrónico en la caja de comentarios de esta entrada y te haré llegar una.
Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Suscríbete por rss

Suscríbete por correo electrónico

Así se mueve la última entrada por Twitter